Clases de yoga en casa: ¡entrena con nuestro entrenamiento online!

Practicar clases de yoga en casa es más fácil que nunca. Muchos usuarios incluso lo prefieren. Nuestra casa nos aporta tranquilidad, intimidad, armonía….sentimientos necesarios para una práctica de yoga beneficiosa. Sin embargo el interrogante reside en cómo debemos llevar una clase de yoga en casa: ¿Qué pasos debemos seguir? ¿Qué posturas debemos realizar? ¿Cómo debemos empezar la clase? Las respuestas a estos interrogantes son las claves para que practicar yoga en casa sea accesible a todo aquel que lo desee.

Las 3 fases de las clases de yoga en casa con tu gimnasio virtual

Una clase de yoga se divide, básicamente, en tres partes: la concentración, la práctica de las asanas y la relajación. Si tenemos claro que debemos realizar en cada una de ellas, practicar clases de yoga en casa no nos supondrá ningún problema.

Concentración

Para empezar una clase de yoga debemos concentrarnos. Para ello es imprescindible estar relajado. Debemos colocar el tapiz en el suelo, quitarnos los calcetines y usar ropa cómoda. Nos sentamos sobre los isquiones en el tapiz y cruzamos la parte inferior de las piernas, permitiendo que las ingles superiores se relajen y caigan. Después, coloca las palmas de las manos mirando hacia arriba y relaja los hombros. La clave de esta primera etapa es la respiración. Inspira y expira suavemente, sin forzar la respiración para evitar que se crispen los órganos internos. Concéntrate en el momento presente. Relaja todo el cuerpo y permite que la tensión se reparta por él.

Asanas de yoga

 

La segunda parte de una clase de yoga corresponde a la práctica de las asanas. La concentración de la parte anterior nos proporcionará la calma que necesitamos para realizar las asanas correctamente. Algunas de las asanas más comunes son la postura del perro boca abajo, la postura del triángulo extendido o la postura del guerrero.

Relajación y meditación

La última parte de una clase de yoga es la relajación. Esta práctica es muy beneficiosa después de haber realizado las posturas porque alivia la tensión y calma la mente.  Nos tenemos que tumbar en savasana o postura del cadáver. Con ella conseguiremos dejar caer todo el peso del cuerpo en el suelo y relajar las extremidades. La relajación puede durar entre 10 y 20 minutos. Debemos respirar suavemente y, con cada exhalación, abandonamos el peso del cuerpo en el suelo. Esta postura se debe practicar siempre al terminar la práctica de las demás posturas. Es una manera de que el cuerpo asimile los beneficios que le aporta la práctica. Sin esta postura, la sesión de yoga sería incompleta. La postura del cadáver es muy útil en situaciones de estrés, insomnio, nerviosismo o depresión, así que no dudes en realizarla siempre que lo necesites.

Ahora puedes realizar a través de nuestras App en Android clases de yoga en español. Descárgatela e inicia tu entrenamiento ahora!

Síguenos en FacebookTwitter y Google +

Fuente: ictiva

En ictiva, tu gimnasio en casa, es el gimnasio online donde encontrarás más de veinte salas (aerobic, fitness, TBC, combat, pilates, yoga, steps, boxeo, abdominales…y muchas más) para realizar actividad física, adaptada a tus objetivos y condiciones, además de planes de entrenamiento que incluyen dietas. Pruébalo gratis.

¡Gana premios poniéndote en forma! Realiza vídeos, comparte en las redes sociales, gana puntos y consigue hasta un viaje!

Ictiva - Promoción ICTIVA 20% de descuento

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

    Comments are closed.