Deporte en pareja, garantía de éxito

El deporte y la salud son uña y carne. Realizar actividad física es una parte vital para estar en equilibrio y gozar de una vida saludable. Y es que, el deporte tiene beneficios directos en tu corazón, sistema circulatorio, metabolismo, condición física y juega un papel importante sobre aspectos psicológicos. El motivo es que, cuando nos movemos, nuestro cerebro libera endorfinas que producen sensación de placer y felicidad.

Por todas las razones mentadas en líneas anteriores, la actividad física es una técnica de autocuidado; una bonita forma de declararnos amor propio porque practicarlo es querer que nuestro cuerpo esté sano para poder disfrutar de la vida. Y, si estamos saludables, también las personas de nuestro alrededor podrán hacerlo.

Siendo el deporte tan positivo para todas personas, es ideal compartirlo. Si nunca te has planteado hacer deporte en pareja, te explicamos a continuación algunas razones que te harán empezar de inmediato.

MOTIVACIÓN POR DOS
Te marcas un objetivo y empiezas con una motivación altísima, pero a medida que pasan los días, lo vas dejando por diversas excusas que se va apoderando de nosotros/as: “hoy no, ya voy mañana”, “hoy llueve, mejor otro día”, “he tenido un mal día”. Cuando estamos solos/as frente a nuestras metas, al principio cuesta ser constante y es cuando más lo necesitamos para crear un hábito. Si haces deporte en pareja el apoyo es mutuo. Si algún día una persona falla, la otra será el empuje para se siga el planning. Además, en el deporte en pareja o con amigos/as, si una persona cercana empieza a realizar ejercicio físico, suele repercutir a modo de ejemplo a seguir e impulsa a pasar a la acción y conseguir tus objetivos.

LOS VALORES DEL DEPORTE
El deporte se recomiendo desde la niñez trabajar y conseguir una serie de valores en nuestro desarrollo personal y social. Entre ellos están el respeto hacia las otras personas, a integración, autodisciplina, cooperación, responsabilidad, honestidad, la perseverancia o, también, el hecho de asimilar unas normas, entre otras muchas bondades. Cuando seguimos una rutina de deporte en pareja o un/a amigo/a, desarrolláis juntos esta serie de valores unidos. Este trabajo, ayuda a entenderse mejor, a conocerse y que la relación crezca, complementándose y trabajando unidos en una misma dirección.

PLANES DISTINTOS Y ACTIVOS
El ritmo frenético de la actualidad, el trabajo y las tareas que tenemos a lo largo del día provoca que, en muchas ocasiones, nos quedemos sin tiempo para disfrutar de la pareja, amigos y familiares. Finalmente, los momentos en los que se pueden gozar en compañía, se suele caer en planes divertidos pero sedentarios. Por eso, tener una actividad en común de ejercicio físico, favorece al movimiento y a la diversión en conjunto: excursiones, salir con la bicicleta o un partido de tenis. Hasta ir al gimnasio es más estimulante en pareja. Compartiréis muchos momentos juntos, pero no sólo durante el ejercicio, también después, con una comida saludable post-entreno, un masaje relajante o una conversación agradable.

 

RIVALIDAD SANA
Tanto si tenéis el mismo objetivo, como si cada persona del dúo deportivo que formáis tiene uno propio, entrenar juntos puede crear una rivalidad sana que estimula a seguir y no abandonar para conseguir vuestras metas. Una idea es implementar en los entrenamientos de cada persona, un objetivo semanal para ambos/as que suponga un reto, aunque sea pequeño. El fin es que todas las personas tengan una razón para superarse a sí misma y que, a su vez, se está consiguiendo en conjunto. Se pueden añadir, en el deporte en pareja, apuestas con premios o castigos divertidos que os estimule. Eso provocará que aún haya una participación más activa.

JUNTOS A LA VIDA SALUDABLE
Las parejas sentimentales o de amistas, que hacen deporte juntas, siguen practicándolo con los años; es garantía de éxito. Es un compromiso a pasarte a la vida saludable, cambiar de hábitos y de filosofía de vida. Porque, en un mundo que cada vez más, tiende al sedentarismo, la rutina, el estrés y la mala alimentación, que afecta tanto a nivel físico como en el estado de ánimo, el comprometerse con alguien a cuidarse es decirle sí a la salud. Cuando realizamos deporte, aunque no lo parezca, tu cuerpo estará luchando contra la ansiedad, la depresión y el estrés. La explicación es que mientras lo practicamos, generamos serotonina, la hormona de la felicidad. La actividad física, sumado a todas las bondades que comporta llevar un estilo de vida saludable, afianza vuestro pacto con la salud. En definitiva, compartir salud con tu pareja o amigos/as, es afianzar vuestra relación.

Ictiva - Ahora clases en directo

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes