10 consejos para prevenir las lesiones deportivas

08 Sep 2019

De la misma forma que es importante hacer deporte, también es importante aprender las mejores técnicas que nos ayudarán a prevenir las lesiones deportivas. Las lesiones pueden afectar a todo el mundo, tanto a atletas de élite como a deportistas amateurs. Por eso es importante dedicar unos minutos a aprender cuáles son los mejores consejos que podemos poner en práctica para prevenirlas, para que no nos aparten de nuestras rutinas deportivas. 

En este artículo descubriréis de cuáles se trata y cómo debéis ponerlos en práctica para que sean lo más efectivos posible.

Inicia tu entrenamiento ahora

Lo cierto es que hay muchos factores que influyen en una lesión: el estado físico, el tipo de entrenamiento que se realiza, el material que usemos para hacer los ejercicios, el entorno en el que nos encontremos, etc. Conocer estos factores nos ayudará a saber lo que debemos hacer para prevenir las lesiones.  

Hay ciertas lesiones que son más frecuentes entre los deportistas. Por ejemplo, las lesiones de tobillos o en las rodillas (en especial los ligamentos), las caderas o los hombros.

Evitar estas lesiones tan frecuentes, y otras, es posible si pones en práctica los consejos que os vamos a dar a continuación:

  • El calentamiento es fundamental: calentar antes de hacer ejercicio físico es muy importante porque permite preparar nuestro cuerpo para el esfuerzo que va a tener que realizar. Nunca hay que entrenar en frío porque puede provocarnos una lesión. Podemos hacer un calentamiento de unos 15 o 20 minutos, eso será suficiente para poner el cuerpo a punto y listo para entrenar.
  • Usa el material adecuado: invertir en material de calidad puede marcar la diferencia entre sufrir una lesión o no. El material barato puede romperse mientras entrenamos y podemos hacernos daño. Además, usar material ergonómico, que se adapte a la forma de nuestro cuerpo puede evitarnos acumular tensión en ciertas zonas o forzar las extremidades , entre otros. 
  • Usar material de protección: si usamos protecciones, en las rodillas, muñecas, cabeza y pies y nos caemos o se nos cae alguna pieza de entrenamiento encima, evitaremos que nos lesione o que no cause daños mayores. También reducirá el impacto de ciertos movimientos en estas partes. Eso sí, aseguraos de que están bien sujetas la cuerpo sino, perderán eficacia. 
  • Ejecuta los ejercicios con la técnica correcta: de nada sirve realizar los pasos anteriores correctamente si no sabemos cómo hacer bien los ejercicios. La mayoría de lesiones ocurren a causa de una mala técnica. 
  • Bebe agua en todo momento: mantener una buena hidratación es muy importante. Al hacer deporte, perdemos líquidos, la falta de agua hace que tengamos menos fuerza y perdamos eficacia al hacer los movimientos. Lo que puede acabar en lesión, podemos evitar esta situación si bebemos agua con frecuencia tanto antes como durante como después de entrenar. 
  • Aprende dónde están tus límites: está bien forzarse un poco para intentar superar nuestros límites, pero siempre hay que hacerlo con conciencia y sin pasarse. Si sufrimos muchos o vemos que no llegamos, debemos parar de inmediato y dejar de forzar el cuerpo. 
  • El descanso será tu aliado: después de someter al cuerpo a un esfuerzo hay que dejar que se recupere antes de volver a entrenar. Si entrenamos muy seguido y sin descanso, nuestro cuerpo no tendrá la fuerza necesaria para hacer correctamente los ejercicios y tenemos riesgo de sufrir una lesión. Al menos debemos descansar por completo uno o dos días a la semana. Tampoco debemos entrenar la misa parte del cuerpo dos días seguidos, al menos debemos dejar dos días de descanso hasta volver a entrenar es parte del cuerpo. 
  • Sigue una dieta sana y equilibrada: es importante seguir una buena dieta para que nos ayude a tener fuerza, recuperarnos del esfuerzo y prevenir lesiones. También hará que nos sintamos menos cansados y tengamos ganas de entrenar. 
  • Cuida tu salud emocional: tener una buena salud mental es igual de importante que estar en forma físicamente. Porque si no tenemos un buen estado emocional, podemos prestar menos atención a los ejercicios que estamos haciendo y acabar lesionados.
  • También hay que enfriar: de la misma forma que hay que dedicar unos minutos  a calentar antes de entrenar, debemos hacer ejercicios de enfriamiento después para que nuestro cuerpo pueda empezar a recuperarse. También sirven para que el cuerpo vuelva a su estado normal. 

 

Toda precaución es poca así que es importante que aprendas a escuchar a tu cuerpo y mente para saber lo que necesitan y lo que debes evitar. Junto con estos consejos podrás evitar la mayoría de lesiones y no tendrás que pasar por el proceso de recuperación o sufrir fuertes dolores que te apartaran del entrenamiento. 

Si sentimos alguna molestia debemos acudir a un fisioterapeuta o médico para que nos haga un diagnóstico y nos de unas pautas para que la cosa no vaya a más.

Entrena Ahora con ictiva
Share

Sergio Recio