Postura de la luna creciente

La postura de la luna creciente, llamada Anjaneyasana en sánscrito, es una postura de extensión o flexión posterior de acción sobre las caderas, las piernas, los muslos, el pecho, los hombros y la columna. La Anjaneyasana requiere mucha concentración para no perder el equilibrio, pero con la práctica vais a conseguir extenderos atrás con más facilidad.

El peso de la postura se encuentra en tres puntos: la rodilla, los dedos del pie de la pierna trasera y el pie de la pierna delantera. Es necesario repartir bien el peso para que el cuerpo quede en completo equilibrio.

¿Cómo hacer la postura de la luna creciente?

Para entrar en esta asana debes colocarte de rodillas y adelantar la pierna derecha colocando la planta del pie en el suelo. La rodilla debe quedar alineada con el tobillo. Ahora coloca las manos sobre el muslo y respira profundamente, alargando los costados. Activa los muslos de las piernas y de la pelvis y ensancha las caderas, dejando caer la pelvis dirigiendo el coxis hacia el suelo.

Ahora estira bien el tronco hacia arriba y lleva los hombros hacia atrás. Junta los omoplatos y si te sientes estable, desde esta posición, prueba a levantar los brazos, estirándolos por encima de la cabeza.  Mantén la pelvis y las piernas bien activas y continúa extendiéndote desde el centro de la pelvis hacia los pies. Al mismo tiempo, extiéndete desde la pelvis hacia la cabeza. Mantén la postura entre 10 segundos y un minuto y sal de la postura de la luna creciente lentamente.

Cambia de pierna y repite los pasos para notar todos los beneficios de la postura.

La postura de la luna creciente ejerce un gran masaje sobre la zona lumbar, favoreciendo el funcionamiento de los riñones y las glándulas suprarrenales. Además, estira intensamente el psoas y otros músculos internos del abdomen y las ingles. Tiene un gran efecto sobre las piernas, sobretodo de los muslos, reduciendo y tonificando su tamaño. La postura de la luna creciente, además, abre el pecho y estimula todos los músculos y nervios del cuello y de la garganta. En definitiva, aumenta la capacidad de resistencia de todo el cuerpo y corrige los problemas posturales.

Sin embargo, si tienes problemas de insuficiencia cardíaca, debes realizar la postura sin estirarte cabía atrás. Por el contrario, debes mantener las manos sobre las rodillas y dejar la pelvis hacia el suelo.

Tienes más ejercicios de yoga de todos los niveles, desde yoga para principiantes hasta más avanzado, en el gimnasio ictiva.

 

Ictiva - Ahora clases en directo

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes