Estás seguro de que te alimentas bien para entrenar, compruébalo aquí

Aprende cómo llevar una buena alimentación cuando estás entrenando

Si queremos juzgar si nuestra dieta aporta o no beneficios a la rutina de entrenamiento que se esté llevando a cabo, la primera pregunta que se debe plantear es la finalidad última de nuestro plan de ejercicios.

Si lo que queremos es lucir un cuerpo delgado y esbelto, los ejercicios aeróbicos ocuparán un gran porcentaje de nuestra rutina. Estos ejercicios requieren una reposición parcial de los recursos energéticos gastados por el cuerpo (los lípidos que tanto deseamos eliminar) tanto en forma de carbohidratos, los cuales evitarán malestar y debilidad posterior al entrenamiento, como en forma de grasas (siendo preferibles las procedentes de frutos secos como la nuez o pescado como el salmón) ya que de otra forma el cuerpo podría activar los mecanismos de supervivencia ante falta de alimentos, heredados de las hambrunas a las que tuvieron que sobreponerse nuestros antepasados, y que consumirían las proteínas para para obtener energía, consecuentemente disminuyendo el volumen de nuestros músculos. 

Además, aquellos esfuerzos que requieran una oxigenación alta durante un prolongado periodo de tiempo, pueden requerir el uso de antioxidantes naturales para prevenir el envejecimiento prematuro, entre los que se pueden recomendar las antocianinas presentes en muchos frutos de bosque. Cabe mencionar que no se debe abusar de la fruta fresca, y menos aún de aquellas deshidratadas, puesto que su aportación de azúcares a la dieta es muy superior a lo que se estima. Esta es una concepción errónea derivada de las dietas tradicionales en la que se incorporaban cantidades ingentes de frutas para prescindir de otras fuentes vitamínicas.

Si, por el contrario, nuestro entrenamiento se centra en la hipertrofia muscular, uno de los errores más frecuentes no es qué comer para entrenar sino cómo y cuándo comerlo. Los entrenamientos de musculación requieren una rigurosa planificación de comidas, siendo necesarias un mínimo de cinco comidas fuera del periodo de sueño para maximizar la absorción de las proteínas presentes en la dieta. Los culturistas profesionales suelen recomendar dos pequeñas comidas adicionales, el preentrenamiento, entre quince y treinta minutos antes de los ejercicios, y que se centra en garantizar la presencia de energía en los músculos; por otro lado, el postentrenamiento, que tendrá tan pronto como finalicen los ejercicios y cuya finalidad es disminuir la producción de ácido láctico, espolear la recuperación muscular (los pistachos con su gran contenido de arginina hacen buen servicio para tal fin) y aportar una ingesta extra de proteínas.

Hay que recordar que las dietas publicadas en internet deben ser tomadas en consideración únicamente como referencia general, y que una dieta óptima para el entrenamiento realizado debe ser diseñada por un dietista o endocrino acreditado para cada persona. En cualquier caso, los monitores de gimnasio sabrán guiaros o remitiros a las personas adecuadas.

A continuación, en este vídeo, te mostramos algunos alimentos perfectos si practicas deporte.

Si quieres disfrutar de más consejos como estos, contacta con ictiva.com y sus expertos nutricionistas y mira nuestras dietas.

Fuente: ictiva

¡Gana premios poniéndote en forma! Realiza vídeos, comparte en las redes sociales, gana puntos y consigue hasta un viaje!

Ictiva - Ahora clases en directo

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes